Massalia

El blog de Piteas

En el valle de Elah

Publicado el 17 de Diciembre, 2008, 1:39. en Cine.
Comentar | Comentarios (1) | Referencias (0)
Etiquetas:

"¿Sabes que significa una bandera al reves? Es un signo internacional de socorro: significa que tenemos problemas y que necesitamos que vengan a salvarnos porque no podemos salvarnos nosotros solos"



¿Donde notas que una pelicula es buena o es un truño de media tarde? Supongo que en los detalles, en las distancias cortas.


Tener un director que cuide los detalles (nótese que pillar a buenos actores y un director de fotografia decente es un detalle en si mismo, que tambien hay que saber delegar) puede ser la diferencia entre un guión normalete, pero con una fuerza rotunda, o un guión cojonudo que pierde gas por todos los sitios.

El comienzo de "En el valle de Elah" es muy sugerente: Un padre (Hank Deerfield, Tommy Lee Jones) es despertado de madrugada para recibir la noticia sobre la desaparición de su hijo; este habia vuelto unos dias de permiso de Irak, pero ni siquiera había comentado nada a su familia. Su padre, preocupado, se presenta en la base y empieza a investigar por su cuenta.

Desde practicamente el comienzo de la pelicula nos damos cuenta que nos falta informacion sobre los personajes: vemos lo que hacen pero se resisten a que les comprendamos (¿Por qué la reacción del padre? ¿Que es lo que se le repite en sueños?). Casi tenemos la misma sensación que el padre cuando lo despiertan, el no comprenderlo todo exactamente, el notar que algo no termina de encajar.

Que nadie se engañe (y lo digo por los fans de Jessica Fletcher): el fuerte punto de partida y la investigacion nos atrapan en un primer momento, pero lejos de ser una pelicula de policias e intrigas, se adentra mas en el campo de la novela negra al mas puro estilo Henning Mankell con Wallander; el duro trabajo de investigacion policial va dejando paso a sus personajes, aclarandonos poco a poco su historia y obligándonos a meternos en el pellejo de los protagonistas.

Eso tampoco quiere decir que estemos ante una pelicula lenta o un dramón de lagrima fácil: el ritmo de la pelicula se mantiene muy bien, alternando momentos de fuerza (y es que los actores son brutales) con giros del guión hasta prácticamente el desenlace. Tengo que reconocer que Paul Haggis ha sabido hacerlo con clase, y usando los detalles, como he comentado al principio. Quizas tres de sus mejores detalles han sido la elección de Tommy Lee Jones, Charlize Theron y Susan Sarandon: los personajes son buenos pero los actores han sabido darles una fuerza y credibilidad que me ha encantantado.

En homenaje a Mary (Poppins), reconocer el trabajo de Roger Deakins (para los que no os suene una mierda: es el director de fotografia)... aunque solo sea para hacerme el chulo y el interesante para cuando hablo con ella. Tengo que reconocer que me he fijado en su trabajo y me ha gustado: los colores, la composicion de las escenas, estan cuidadas para transmitir la sensacion que busca Haggis. Es soberbio.